Los peligros del enjuague bucal

Hola Andres, sabías que el enjuague bucal te puede provocar cancer?
El mal aliento no sólo es vergonzoso, también puede ser una señal de problemas de salud. Mientras que la mayoría de nosotros experimentamos algún tipo de mal olor en la mañana se estima que hay muchas personas que padecen de mal aliento durante el día.
Recuerda que el mal aliento es curable, incluso si ya lo has probado todo, si sigues los consejos del libro “Adiós Al Mal Aliento”, lo puedes curar en pocos días.
El mal aliento puede ser causado por una serie de cuestiones diferentes, tales como estreñimiento, la diabetes, o los problemas del hígado. Pero las causas más comunes de la cavidad oral son enfermedades de las encías y la falta de hidratación. Las personas deberían contemplar estos factores cuando se trata de librarse de este problema.
Los productos más comunes incluyen artículos para refrescar como el enjuague bucal y las mentas. Estos productos se comercializan ampliamente en la televisión y en las tiendas comerciales. Aunque todos estos tienen la capacidad para cubrir el mal aliento durante un corto periodo de tiempo, también contienen ingredientes tóxicos que pueden crear halitosis crónica.
El enjuague bucal es uno de los productos de higiene más ampliamente utilizados. La mayoría de los consumidores no son concientes de las toxinas químicas que están presentes en la mayoría de los enjuagues bucales comerciales. Estos productos de enjuague bucal contienen 26% de etanol, que es más que una copa de vino. Los científicos han demostrado que el alcohol reacciona en el enjuague bucal para crear un subproducto altamente cancerígeno llamado acetilaldehído.
El uso excesivo de enjuague bucal está relacionado con varios estudios orales de infecciones bacterianas, caries y cánceres de boca. El alcohol presente en el enjuague bucal causa sequedad de boca, esto puede permitir el sobre crecimiento bacteriano. Además, si tienes tapaduras plateadas, aumenta la exposición al vapor de mercurio de los empastes de la amalgama. Más Aún, el alcohol daña y mancha el esmalte de los dientes creando un ambiente propicio para la caries dentales…
A muchas personas les gusta probar los chicles y dulces con sabor a menta para mejorar su aliento. Desafortunadamente, estos productos están cargados de aromas artificiales y conservantes que son neurotóxicos y cancerígenos. Se recomienda evitar estos productos.
El primer paso para una buena salud oral es la hidratación óptima con una fuente de agua purificada. Además, de una dieta baja en azúcar y rica en fitonutrientes y antioxidantes. Existen ciertas hierbas naturales aromáticas que contienen fitonutrientes que alcalinizan el contenido salival y traen un olor rico y limpio para la boca. Estas hierbas también pueden contener una gran variedad de antioxidantes.
Las semillas de hinojo proporcionan un olor muy agradable aliento. El hinojo contiene también antioxidantes y ayuda a aliviar los gases y distensión en el sistema intestinal. Las semillas de hinojo inmediatamente alcalinizan la saliva que naturalmente evita el crecimiento excesivo de bacterias malas. Además, estas pequeñas semillas secas son muy fáciles de llevar durante un viaje.
La menta y el perejil contienen vitamina C y clorofila, que son a la vez productos para limpiar y purificar el cuerpo. Al igual que el hinojo, estas hierbas alcalinizan la saliva que naturalmente evita el crecimiento excesivo de bacterias malas. Además, tienen una gran capacidad para neutralizar el olor fuerte del ajo y la cebolla.

Si estás buscando un remedio eficaz y definitivo para el mal aliento, a partir de ingredientes naturales y fáciles de conseguir, te recomiendo el libro “Adiós Al Mal Aliento”.
Un Abrazo,
Felipe Alfaro

► ¿Por qué deseo una reforma migratoria sin demoras y justa en su totalidad?◄

 Sr. La Patría lo necesita, el Inmigrante lo añora
Sr. La Patría lo necesita, el Inmigrante lo añora

Yo fui uno de ellos, sé cómo se siente no tener paz,  tranquilidad y mucho menos  libertad para salir de las sombras y sin temores. ¿Cómo  justa en su totalidad? Una reforma migratoria que incluya a todos aquellos que ya están en los EE.UU. a excepción de quienes violan y no respetan las leyes. Una reforma que evite la separación de las familias, se habla de un programa de visas ¿Para qué traer más,  si ya están aquí?


Editorial
Reno, Nevada. 10 de febrero del 2015.
Por Andrés González.

Tengo más de 30 años de luchar para que todos los que ya están en este país, sean considerados y tengan paz, NUNCA he dicho que deben quedarse quienes violan y no respetan las leyes; y además solo piensan en satisfacer sus caprichos cometiendo delitos; las oportunidades deben ser para quienes desean un futuro mejor y lo demuestran trabajando y respetando los reglamentos y leyes que este país tiene establecidos para la seguridad de sus habitantes; quienes NO respetan, deben regresar a sus países de origen en donde no corren el riesgo de ser encarcelados o deportados.
Pero quienes están al frente de esta situación, partiendo de los Congresistas hasta el Presidente, deben entender que la economía depende en su mayoría de la inmigración, son ellos quienes vienen buscando un futuro mejor para sus hijos, porque persiguen ideales de superación que les permitan una mejor calidad de vida. Son gente honesta y trabajadora que agradece cuando sus patronos los tratan bien y les dan una oportunidad, es por eso que corresponden y agradecen trabajando duro.
Quienes no tienen documentos, NO son carga pública señores, los hacen que sean son la sociedad y el sistema, introducidos para conformarlos y mantenerlos pobres; pero ya es tiempo de despertar y darnos cuenta que venimos a este país a trabajar duro y no debemos conformarnos con dádivas, que solo nos mantienen esperando lo mínimo, cuando trabajando duro podemos tener lo máximo; cuando se vive del sistema, nunca se puede ahorrar y los años pasan y ¿qué tendremos para mañana en caso de llegar a a una tercera edad?
Para quienes podemos votar, debemos apoyar una reforma migratoria justa que incluya a toda la gente honesta y trabajadora, ya que esto no causa gastos, sino que genera empleos. Ningún trámite ni proceso de documentación es gratis, todo tiene un costo elevado que cubre gastos y genera divisas.
Nota: Cuando se pide una reforma justa, debe ser para todos, quienes ya están aquí, es algo que no se está pidiendo con paquetes de ayuda pública del sistema o de los fondos federales.
Muchos norteamericanos piensan que el indocumentado viene y está aquí solo por las estampillas de comida o ayuda para vivienda, cuando nosotros sabemos que eso no es cierto, porque para calificar para esos programas de ayuda, se necesita un estatus legal calificado o la ciudadanía. El inmigrante honesto se caracteriza por el arduo trabajo, eternamente agradecido con quienes le brindan la oportunidad de un trabajo digno que le permita mejorar su calidad de vida.

La palabra amor en un mundo de intereses

Por Víctor Corcoba Herrero/ Escritor
corcoba@telefonica.net
En un mundo en el cual tantas veces se relacionan historias de amor que no son tales, que se cultiva la venganza hasta extremos insospechados, que se practica el odio y la violencia más que la reconciliación y la armonía, realmente cuesta divisar la autenticidad de ese amor que mueve todo el universo. Los mismos asesores especiales de Naciones Unidas sobre la prevención del genocidio y la responsabilidad de protegernos, recientemente llamaban a todos los individuos con influencia, incluidos los líderes políticos y religiosos, a abstenerse de exhortar a la violencia como respuesta a las atrocidades cometidas por grupos

terroristas. Con urgencia hemos de retornar al verídico amor; es una cuestión fundamental para la convivencia y para la vida misma en sí. Para ello, pienso que debemos comenzar por interrogarnos a nosotros mismos, sobre lo qué somos y sobre aquello que queremos ser. Muchas personas hoy tienen miedo a hacer opciones definitivas, a donarse al amor y también a verse crecer en el amor, junto a los demás. Por desgracia, nos invade la cultura de lo efímero, de lo momentáneo e inestable, obviando que el verdadero gozo radica en esa transcendencia conciliadora y reconciliadora de poder caminar unidos.

Nada se entiende sin amor, pero ha de ser verdadero. Tampoco nada se sustenta sin amor, pero ha de ser auténtico. Ciertamente, resulta difícil dejarse cautivar por él en un mundo de intereses. Sea como fuere, a todas luces, vivimos en un mundo de contradicciones. Hoy, prácticamente en todos los países celebramos la onomástica del amor en San Valentín (14 de febrero). Sin embargo, el estado de confusión es tan grande, que ubicamos el amor como un sentimiento tan solo, cuando en realidad es una actitud de vida, que nace de la experiencia de vivir. Al fin y al cabo, uno crece según el amor que se dona asimismo y que ofrece por doquier. Por consiguiente, quien intenta desentenderse de su capacidad de amar se dispone a odiarse de igual forma. Uno ha de reencontrarse, del mismo modo en el amor, para poder ser feliz. Se equivocan aquellos que tienen el corazón endurecido, que no han probado el genuino amor en sus vidas. Es más un amor de obras que de palabras, de sentirse acompañado, incluso por quienes nos odian. Evidentemente, la grandeza de la humanidad está determinada por esa capacidad de sentirse próximo con el prójimo que sufre. Si somos incapaces de socorrer a los que soportan el dolor de las injusticias, de tener compasión por ellos, hasta el punto de no ayudarles a sobrellevar el sufrimiento, tiene bien poco sentido hablar del amor.

Hay tanto amor que no es, que el efectivo amor es cada día más escaso. Nos hemos alejado del amor, y nos hemos imbuido de un amor que todo lo confunde e imagina, que no se mueve en otro horizonte nada más que en el de los beneficios. La persona que en verdad ama está pendiente de todo y de todos, su ritual forma de ser está más en dar que en recibir, en hacer lo posible por perdonar y comprender. Lo decía Gandhi: “el amor jamás reclama; da siempre. El amor tolera, jamás se irrita, nunca se venga”. Y, ciertamente, servir por amor a la verdad y a la justicia, convertirse en una persona que ama realmente, es una acto de mucho valor, pero también de grandes esperanzas. Son las pruebas de amor las que inspiran las más honestas hazañas. Donde reina el amor sobran tantas cosas, hasta las mismas legislaciones y también cualquier conmemoración. Día a día hemos de amar sin medida, y ha de costarnos amar. Porque el verídico amor no se encuentra hecho, tampoco se compra con una rosa, hay que realizarlo cada uno consigo mismo, trabajarlo a destajo, beberlo a corazón abierto y convidar a los semejantes, no para que se entretengan, sino para que se sumen a esta pasión que, por otra parte, tampoco se puede ocultar, pero que imprime el regocijo de vivir con fundamento.

San Valentín, allá por el siglo III, vio que era injusto que el emperador Claudio II, decidiera prohibir la celebración de matrimonios, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, y no dudo en desafiarlo, celebrando en secreto uniones de jóvenes verdaderamente enamorados. En este sentido, pienso que la sociedad de hoy da muchas facilidades para reunirse, para hacer el amor con cualquiera, pero pocas para efectivamente encandilarnos de la persona. Enamorarse no es un mero guión de una telenovela más que nos injertamos en vena, es todo lo contrario, un camino a seguir para afrontar los desafíos que la vida nos presenta y ser capaces de reconocer e interpretar las necesidades, las preocupaciones y los anhelos que anidan en el mismo corazón de cada ser humano. Éste es el camino que ha de recorrer toda persona que opte por amar, y dejarse amar, por abrir el corazón a su amor y permitir que sea el amor, y sólo el amor, el que guíe la vida. Quien no se enamora de su propia existencia, quien no tiene plena conciencia de que uno también es querido, que uno también infunde pasión y ternura, apenas vibrará con el verbo, será pobre de espíritu, andará sediento y perdido, sin poder remar ni interiormente. ¿Habrá desolación mayor? Advierto que las tristezas del corazón matan mucho más rápido que cualquier bacteria o virus, porque hasta el mismo entusiasmo se pierde.

En consecuencia, apremia querer, pero aún más querernos, en un mundano planeta donde tantas veces destruimos el deseo de la exactitud, de la búsqueda, y la disponibilidad para el amor. No entiendo cómo seres humanos se pisotean ellos mismos el amor. Algo terrible. Sin palabras. Las personas tienen que entenderse. No puede haber divisiones. Las naciones, como los ciudadanos, no han de tener miedo de vincularse entre sí. Somos hijos del amor, pero de un amor muy diferente al que se vive y se predica actualmente. El reto, como en su tiempo hizo San Valentín, pasa por restaurar la fidelidad, otro valor en crisis. Ahora nos instan a buscar siempre el cambio, la novedad más absurda y esclava, soslayando hasta las propias raíces de nuestros progenitores. Soy de los que pienso, que únicamente aquel que cohabita con un alma noble es servido con franqueza, y es cuando puede hermanarse a su semejante. ¿Cuántas personas no son leales ni a sí mismos? Nuestra obligación de sobrevivir en el amor, no es tan solo para nosotros, sino también para el especie, para este hábitat y para este cosmos en el cual nos bañamos. La fuerza de una especie, como la fuerza del mar, se funda en su mutua nobleza de oleaje y en su misma correlación de latidos, para todos los tiempos y todas edades. Claramente, amar es hallar en la belleza del otro tu propia belleza. Sólo así se puede uno embellecer mutuamente. Por tanto; capacítese para el amor, ame más el diario amor, y quiérase hasta la extenuación.
Víctor Corcoba Herrero/ Escritor
corcoba@telefonica.net
8 de febrero de 2015.-

JARABE PARA LA TOS DE CEBOLLA Y MIEL

Estos días están siendo muy duros climatológicamente hablando. Frío, lluvia, nieve, viento…
Toda España está sufriendo bajas temperaturas.
Esto facilita que se produzcan más resfriados. Aparece la congestión, dolores de cabeza, molestias en la garganta, y la molesta tos.
Manuel lleva dos días sin parar de toser, y hoy mucho más.
Mi madre ponía una cebolla cortada junto a la cama, y al respirar los vapores y los aromas, la tos mejoraba durante la noche.
La cebolla así, renueva el aire de la habitación y aísla los gérmenes, facilitando la respiración.
El jarabe de cebolla y miel es otro de los remedios clásicos que funciona. Lo sé, porque hoy se lo he preparado a Manuel, y de momento no se le escucha toser.

Le ha aliviado mucho.

No tiene contraindicaciones, es barato, sueles tener los ingredientes a mano, sencillo y natural.
Prueba a hacerlo y verás cómo funciona.
¡ah, algo muy importante! Al ser de cebolla pensarás que tiene mal sabor, y que tus hijos no querrán tomar. Pues todo lo contrario.Cuando lo prueban, cambian de opinión. La miel y el limón mejora el sabor.

Ingredientes:

Una cebolla mediana, dos vasos de agua, el zumo de un limón,
dos cucharaditas de miel.
Preparación:
En un cazo, echa los dos vasos de agua, corta la cebolla en trozos grandes y hierve durante unos quince minutos,
Deja reposar cinco minutos más.
Cuela y añade dos cucharaditas de miel, En el momento de tomarlo, añade el zumo de limón, toma dos o tres veces al día.(una cucharada grande, o dos pequeñas)
No dejes más de dos días el jarabe.
La cebolla: “facilita la expectoración, calma la tos y la irritación de las vías respiratorias. Cocida y aplicada en cataplasmas es eficaz en bronquitis, laringitis y afecciones de las vías respiratorias”. En general, ayuda a mejorar nuestras defensas.